martes, 19 de enero de 2016

El Caballero Rosa-Cruz - Blog de la Orden Rosacruz

*   *   *




Caballero Rosacruz


*   *   *

 Blog de la Orden Rosacruz

El Caballero Rosa-Cruz
De Hugo Casas
19 enero, 2016
Sin comentarios
Uno de los símbolos más hermosos e importantes de la Tradición Rosacruz.

En esta ocasión me gustaría hablar sobre uno de los símbolos rosacruces más hermosos y conocidos: El Caballero Rosa-Cruz. El concepto de caballero se remonta en Occidente a la Edad Media. Encontró su “reconocimiento” social con la aparición de las órdenes de caballería, especialmente la de los Caballeros Templarios, fundada en 1118 por Hugo de Payns, durante la Primera Cruzada. Esta Orden reagrupaba a los “monjes-soldado” que siempre se esforzaron por respetar ciertas reglas morales, inspirados en la religión predominante de la época: la Iglesia Católica. Para seguir con el ejemplo de los Templarios, seguían la Regla de San Benito, basada especialmente en las cuatro virtudes cardinales (prudencia, templanza, valor y justicia) y las tres virtudes teologales (fe, esperanza y caridad).

Asociado con el origen de ciertos valores morales inspirados en el cristianismo, el Caballero llegó a simbolizar con el tiempo un ideal ético, tanto místico como religioso. Así, para los miembros de la AMORC el Caballero Rosa-Cruz representa el estado de sabiduría al que aspiran como miembros de la fraternidad rosacruz. Desde esta perspectiva, la Orden de la Rosa-Cruz es como una caballería espiritual que reúne a hombres y mujeres que, junto a sus estudios rosacruces, se esfuerzan por ser mejores a través de sus pensamientos y comportamiento. Es una batalla contra sí mismos, o más bien, contra sus debilidades y defectos. Esto implica, naturalmente, una voluntad de mejorar la condición humana.

Como probablemente sabréis, hay ciertos ritos masónicos en los que existe el grado de Caballero Rosacruz, como por ejemplo en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado (grado 18), y en el Rito Francés (grado 7). Creado en torno a 1757, es considerado por muchos masones como uno de los más prestigiosos, siendo en algunos ritos el grado más alto. De todos modos, su existencia confirma que la Masonería que surgió en Inglaterra en el siglo XVIII, se basó en parte en el simbolismo rosacruz, del que podemos encontrar muchos elementos en el libro “Símbolos Secretos de los Rosacruces de los siglos XVI y XVII” publicado por primera vez a finales del siglo XVIII y reeditado actualmente por la AMORC.

Siguiendo con el tema, es interesante notar que la expresión que comúnmente se utiliza es “Caballero Rosa-Cruz” y no tanto “Caballero Rosacruz”. Si esto es así, es debido a que el término “Rosa-Cruz” y “Rosacruz”, aunque se utilizan a menudo como sinónimos, no tienen el mismo significado. En efecto, por definición, ser Rosacruz es ser un miembro de la Orden de la Rosa-Cruz y estudiar sus enseñanzas místicas y seculares. Sin embargo, en términos absolutos, un Rosa-Cruz es un ser humano que, gracias a este estudio y al trabajo interno sobre sí mismo, ha llegado a un estado de sabiduría que, precisamente, se refleja entre otras cosas por un gran sentido de la ética.

Para terminar me gustaría realizar una matización: A menudo se confunden dos conceptos diferentes, a saber, “Caballero Rosa-Cruz” y “Caballero de la Rosa”. Si bien el primero es un arquetipo, es decir, un símbolo de nuestra aspiración interior, el segundo es el nombre que se le dio a una estatua que se encuentra en la iglesia de San Juan de Malta, en Aix-en-Provence. Por lo que sabemos, representa a Ramón Berenguer IV, conde de Provenza, nacido alrededor de 1195 y que murió en 1245. Contrariamente a lo que pudiera pensarse a priori, la rosa que sostiene en su mano derecha no tiene ninguna relación con los rosacruces. Los historiadores creen que simbolizaba su apego a la Iglesia Católica, sobre todo porque luchó con gran vigor contra aquellos que el clero de la época consideraba como “herejes”. No obstante, para muchas personas se ha convertido en el símbolo de esa Caballería espiritual a la que me he referido al principio, es decir, la de la aspiración interior a la perfección y al dominio de sí mismo.

Imagen: Caballero Rosa-Cruz, extraído del documental: Los Rosacruces de Ayer y de Hoy

*    *    *

No hay comentarios.:

Publicar un comentario